Header image  
ACUARIOFILIA

Esquejando Xenias

 

Las Xenias (Xenia sp.) son corales relativamente sencillos de mantener en la mayoría de los acuarios, que tienen un característico movimiento de pulsación en sus pólipos, increiblemente bello cuando se observa en zonas del acuario donde hay poca corriente, con cientos de pólipos abriéndose y cerrándose continuamente, en un baile que resulta tan caótico y a la vez tan hermoso que suele ser hipnótico para todo aquel que lo admira.

Son corales que traen tantos disgustos como alegrías a los aficionados. Unas veces no hay manera de que "agarren" en el acuario, otras dejan de pulsar sin motivo aparente y otras tantas veces proliferan de tal manera que tras el momento de euforia en el que vemos que el coral está por fin creciendo nos damos cuenta de la plaga en la que se está convirtiendo.

Su reproducción es muy fácil una vez que el coral está aclimatado, y hay veces que sencillamente hay que podarla y desechar los excedentes por no poder albergar todos los descendientes que puede llegar a generar una sola cepa madre. Ésto, unido a su rapidez de propagación, podría hacer pensar que es uno de los corales más fácilmente accesibles y más económicos, pero curiosamente algunas veces cuesta encontrarlo en las tiendas especializadas y cuando se encuentra se vende a precios similares a otros corales blandos más lentos y tediosos de reproducir.

El siguiente reportaje pretender ser un esquema visual de los pasos a seguir para esquejar Xenias en casa sin demasiadas complicaciones.

Los elementos necesarios son los siguientes:

  • Una buena cepa original que esté en condiciones de ser esquejada.
  • Una mesa de trabajo con una toalla, tijeras, palillos de madera, bases de cemento o roca viva, gomas elásticas y un poco de maña.
  • Guantes de plástico o látex (sobre todo aquellas personas que puedan ser susceptibles de padecer alergia a algún compuesto que desprendan los corales).
  • Un recipiente con agua del acuario de la cepa original.

¡Manos a la obra!:

Lo primero es seleccionar una buena colonia. Normalmente las colonias que tienen cierto tiempo, a menos que estén justamente debajo de una luz muy intensa, desarrollan unos tallos de un diámetro y longitud considerables, que son los que vamos a utilizar para el esquejado.

Xenia Colonia original Xenia 2

Lo siguiente es tener preparado el material: Tijeras (que no estén tan oxidadas como las que se ven en la foto...), Palillos bien afilados, gomas elásticas, bases de esquejes.

Material esquejado Bases de esquejes

Próximo paso: cortar por el tallo, que normalmente presenta una estructura cavernosa en su interior. En cuanto empecemos a trabajar con los tallos de la colonia, ésta comenzará a retraerse y a cerrar los pólipos (como se puede apreciar en la foto).

En la siguiente foto se ve el resultado de uno de los cortes. Se extiende el esqueje de coral sobre una toalla (así es menos escurridizo y se puede manejar mejor) pero no seca el esqueje con ningún papel, pues entonces nos podemos quedar sin Xenia en un momento, se retraen muchísimo más y es más difícil manejarla).

Cortar por la base Detalle de xenia cortada

Siguiente paso: Ensartar el tallo del esqueje en un palillo de madera (sí, igualito que preparar unas brochetas en la cocina... solo que más pegajoso...). Hay que intentar hacerlo por el centro, porque si no se rompe por los laterales con facilidad.

Una vez que tengamos las xenias sujetas con el palillo, hay que asentarlas en una base con un peso suficiente para que se queden sin flotar, aquí es donde intervienen las bases de esquejes y las gomas elásticas. Se ata como se indica en las fotografías.

Xenia insertada en el palillo Xenia atada a la base
Nudo en la goma elástica Xenias en bases

Una vez que hagamos esto con cada esqueje, los vamos introduciendo en el recipiente con el agua del acuario hasta acabar. Durante el periodo de corte, tanto la colonia madre como los esquejes sueltan ciertas sustancias que pueden ser irritantes para los otros corales, por lo tanto, cuanto menos se contamine el acuario, más lo agradecerán el resto de corales.

El método de unirlos a una base de esqueje tiene sentido cuando vamos a introducirlos en acuarios con corrientes. Si vamos a dejar los esquejes en un acuario con corriente casi nula lo único que hay que hacer es soltar los esquejes en un recipiente con un poco de fondo y añadir unas piedrecitas para que se vayan adheriendo a ellas. En un periodo de 2 semanas deberían estar todos los esquejes pegados a sus bases.

Al final de la sesión de esquejado la colonia original quedará así:

Colonia de Xenia tras esquejado

Las mías no tardan ni un mes en recuperar todo el vigor de antes, y así mientras el resto de corales de alrededor pueden crecer sin problemas durante ese periodo de tiempo.