Header image  
ACUARIOFILIA

Pachyclavularia viridis.

 

Nombre científico: Pachyclavularia viridis.

Nombre común: Pachyclavularia violacea.

Nombre común inglés: Brown Star Pollyp, Green Star polyp (green form).

Clasificación:

- Filo: Cnidaria.
- Clase: Anthozoa.
- Subclase: Octocorallia.
- Orden: Alcyonacea.
- Suborden: Stolonifera.
- Familia: Tubiporidae.
- Género: Pachyclavularia.

Distribución:
Zonas del Indo-Pacífico, Australia, Filipinas, Nueva Guinea, Islas Solomon, Indonesia.

Descripción:
El pie incrustante es de color violáceo y los pólipos son de color marrón o verde, según la variedad. En el centro del pólipo tienen una estructura esférica que puede ser de color blanco brillante, verde o amarillo. Cuando los pólipos se cierran, sólo se ven unos cálices prominentes sobre el pie violáceo. Cada pólipo tiene 8 tentáculos.

Pachyclavularia viridis Pachyclavularia viridis
Vista de la colonia de día bajo un foco de HQI de 10.000ºK Vista de la colonia bajo luz actínica



Dificultad:
Apta para principiantes. (En una escala de dificultad del 1 al 10, tendría un 1). Fácil de mantener, tolera amplios rangos de iluminación y de calidad del agua. No obstante, el crecimiento óptimo solo se dará cuando se cubran sus requerimientos de iluminación, corrientes y calidad del agua.

Agresividad:
Su mejor baza para competir con otros corales es su capacidad de crecimiento, que habrá que tener en cuenta a la hora de colocar otros corales cerca, pues puede quitarles luz. No hay descritas interacciones de agresividad química con otros corales.

Necesidades de iluminación:
Requiere de una buena iluminación, debido a sus características fotosintéticas. Se ha descrito que con iluminaciones de 10.000 ºK de color el crecimiento es correcto y abundante. Hay que situarla en lugares de iluminación intensa (en especial si queremos un rápido crecimiento). No obstante, al introducirla en el acuario puede que sea conveniente adaptarla gradualmente a una intensidad lumínica muy fuerte, situando primero el coral en una zona de iluminación media hasta que los pólipos comiencen a abrirse (mientras se adaptan a las características químicas del agua del nuevo acuario) y, una vez que estén abiertos, trasladarla a su lugar definitivo.

Pachyclavularia viridis con corrientes de agua Pachyclavularia viridis bajo luz actínica
Con una buena circulación de agua las grandes extensiones de Pachyclavularia ondularán al compás de las corrientes. Detalle de los pólipos bajo luz actínica. Tienen una fluorescencia bastante intensa.



Condiciones del agua:
Temperatura: 22-25.5ºC. Densidad: 1.023-1.025. pH: 8.1-8.4.

Corriente de agua:
Requiere de una corriente de moderada a fuerte, en parte para evitar que se acumule suciedad entre sus numerosos pólipos. Además en colonias grandes, el hecho de que los pólipos del animal estén constantemente en movimiento al compás del movimiento del agua crea un efecto similar al de los campos de cereales cuando sopla viento, moviéndose todos por ondulaciones y creando un efecto visual muy agradable.

Pachyclavularia viridis cerrada Pólipos de Pachyclavularia viridis
Sin una buena circulación de agua se pueden acumular sedimentos sobre los pólipos del coral, que permanecerán cerrados. Una iluminación muy intensa sin aclimatación previa dará el mismo resultado. Detalle de pólipos de Pachyclavularia totalmente extendidos.



Alimentación:
Fotosintética gracias a las zooxanthelas que contienen sus pólipos.
Es también un animal filtrador y agradecerá el fitoplancton que se agregue al acuario.

Ubicación en el acuario:
Debido a sus requerimientos de iluminación, lo mejor será colocarla en sitios donde la intensidad lumínica sea alta-muy alta. Además, hay que tener en cuenta que es un coral de rápido crecimiento y puede competir seriamente con otros corales que tenga próximos. Es por ello que lo mejor es prevenir el futuro crecimiento del coral y dejar espacio entre éste y los demás corales del tanque para que no se produzca competencia entre ellos.

Reproducción:
Sencilla. Basta con dividir la colonia original y colocar los esquejes en los nuevos emplazamientos. Para dividir el pie de la colonia madre hay que utilizar una herramienta de corte afilado (hoja de bisturí o similar) y pegar (utilizar pegamento instantáneo de calidad) los nuevos esquejes en otra roca, una base de esquejado e incluso el propio cristal. Una vez empiezan a crecer, se adhieren con bastante facilidad a las superficies que tengan próximas.

Pachyclavularia viridis Pachyclavularia viridis
Aspecto de unos esquejes de Pachyclavularia perfectamente sanos tras el esquejado.

Si la dejamos crecer sin control, cualquier pequeño fragmento de tejido dará lugar a una nueva colonia. En este caso, una nueva colonia se está originando sobre una roca cubierta de macroalgas.

 Esquejes de Pachyclavularia viridis con el pólipo sucio. Esqueje de Pachyclavularia viridis con el pólipo limpio.
Aspecto de unos pólipos sucios. Con tanta suciedad encima pronto crecerán algas sobre la superficie del coral e impedirá que se abran los pólipos con normalidad. (En la foto se puede apreciar ya el crecimiento de algas sobre el tejido del coral). Igualmente cerrado, pero estos pólipos no presentarán ningún problema a la hora de abrirse. Nótese la diferencia con los pólipos de la imagen anterior. Para conseguir que los esquejes tengan un tejido en sano, lo mejor es someter a los esquejes a un buen chorro de agua a presión dentro del acuario (acercándolos a una bomba de recirculación y "lavándolos" bien hasta quitarles todo resto de suciedad.



Observaciones:
El mayor peligro para no ver crecer este coral en nuestro acuario es el de las algas filamentosas. Si éstas proliferan sobre los pólipos en gran número acabarán por asfixiar el coral, impidiendo su nutrición.
Además, temperaturas superiores a 28ºC no son toleradas durante mucho tiempo, pudiéndose observar primero que el animal se recoge y no muestras sus pólipos, sucediéndose a los varios días una desintegración del coral.